TORMENTAS


No hay tormenta que no pase...

Toda tormenta tiene su proceso. Una tormenta pasa de estar en un estado de calma, a ir poco a poco formando su agresividad, cogiendo fuerza y convirtiéndose en letal en algunos casos.  

Las personas no somos tan distintas de las tormentas. 

Cuando nacemos somos niños indefensos y adorables, vamos creciendo y según nuestro entorno y educación, seremos de una forma de ser u otra. 

Seguiremos creciendo, poco a poco casi sin darnos cuenta, mientras tanto nuestros mayores verán ese crecimiento a la velocidad de un torbellino. 

En nuestra infancia ya habrán pequeñas tormentas de intensa lluvia acompañadas de granizo. Cuando damos el paso a la juventud, la tormenta irá cogiendo forma y fuerza a su vez. Habrán personas que desaten su irá por las circunstancias que sean, otras se resguardaran de la intensa lluvia y otras quedarán atrapadas en una tormenta sin salida.

La vida es una intensa tormenta que puede pillarte en cualquier edad, momento, circunstancia y lugar.



Tu puedes ser el mejor ejemplo de cualquier tormenta que se pueda producir a lo largo de tu vida.

Los efectos y consecuencias que pueden surgir si no estas preparado cuando pase esa tormenta, pueden ser devastadores.  

Busca medios para afrontar cualquier tormenta, protégete y lo más importante ten presente las consecuencias que pueden causar algunas tormentas. En algunos casos tendrás que ser fuerte para aguantar el chaparrón, tendrás que enfrentarte a esa lluvia de críticas que no dejará de cesar y sobre todo tendrás que permanecer de pie, protegiéndote y protegiendo tu entorno.  

RECUERDA QUE DETRÁS DE CUALQUIER TORMENTA, LLEGA LA CALMA. 

Habrá tormentas que arrasarán todo a su paso dejando heridas irreparables.
Habrá tormentas que sacudirán el corazón destrozándolo, dejando una herida profunda llena de dolor. 
Pero "RECUERDA", después de cualquier tormenta llega la calma, las personas fuertes se levantan, las personas buenas se unen para arreglar los destrozos y se ayudan para superar el dolor. 

De las tormentas se aprende a convivir en armonía, se aprende a enfrentarse a las peores situaciones, se aprende a ser fuerte y permanecer de pie ante cualquier adversidad, se aprende a ser buena persona. 


De nada sirve quedarse de brazos cruzados, de rodilla llorando. No sirve de nada quejarse y no hacer nada... "LEVANTA Y REACCIONA".


Cuando una tormenta acecha con fuerza, persiste y quiere destrozar todo lo que has conseguido y tanto te acostado CONSEGUIR, no queda otra que armarse de valor, sacar los rayos de sol, abrir el arco iris y desplazar esa tormenta lo más lejos de ti.
  
Si hace falta, conviértete, "EN LA TORMENTA PERFECTA". 

 

Entradas populares

CHEQUE REGALO AMAZON