VIGOREXIA



¿Cómo prevenir y evitar la adicción al ejercicio?



El deporte engancha, y engancha porque al cuerpo le hace sentir bien, pero ¿cuándo deja de ser positivo? Si alguna vez has pensado que estás obsesionado, te lo han dicho o piensas que algún compañero es adicto al deporte, este artículo te resultará interesante.


¿Dónde está el límite entre el hábito y la adicción al ejercicio y entrenamiento?

Hacer deporte moderadamente estimula la producción de diferente substancias del placer; como la Dopamina, la Serotonina y Endorfinas, todas ellas neurotransmisores que producen sensación de motivación, satisfacción, placer y analgesia, ayudando a bajar la ansiedad e incluso a sentirnos más felices, por lo que nos deja con ganas de volver a repetir la experiencia.

Una adicción se define por ser una conducta en la que cada vez se emplea más tiempo, ocupa mucho tiempo de nuestra vida (incluso más del previsto), hay una incapacidad por controlar o abandonar la actividad (a pesar de intentarlo), se reducen significativamente otras actividades sociales o laborales y se continúa haciendo a pesar de haber consecuencias negativas.

Es posible que podamos identificar alguna de las partes, pero ¡ojo! deberíamos ser más cuidadosos a la hora de juzgar y decir que alguien es adicto, y al contrario, tener conocimiento para poder detectar cuándo empieza a salirse de lo “normal".





El ejercicio no es un escape

También debemos tener en cuenta distintas situaciones como si se dedica profesionalmente, las aspiraciones y el realismo de estas, así como su situación personal.

La frustración e insatisfacción en distintas áreas de nuestra vida como por ejemplo en el trabajo, familia, amigos, puede hacer que encontremos en el deporte esa válvula de escape que nos hace sentir mejor, evadirnos, sentirnos realizados, etc.

Y es muy lícito, siempre y cuando tengamos conciencia de ello y no estemos buscando solucionar las cosas metiendo la cabeza bajo tierra.

Utilizar el deporte como una cortina de humo, como una manera de aislarse y no enfrentarme a la vida puede ser  un factor de riesgo que te podría acercar a la adicción al ejercicio, además de acabar siendo un detonante que tarde o temprano hará explotar todo aquello a lo que no hemos querido hacer frente.




4 consejos para practicar deporte saludable

Ahora que sabemos cuándo es que se está llevando la actividad física muy lejos, aprendamos cómo hacer deporte de manera saludable física y mentalmente.


Está de moda practicar deportes cada vez más duros, más extremos, de mayor resistencia, y lemas como “no hay límites”, “puedes hacer todo lo que te propongas”, “no pain no gain”, etc.


Que aunque no dejan de ser ciertos, entendidos de manera radical, atraídos por esa imagen de superhéroe, dejando de lado factores invisibles muy importantes en el deporte, pueden traer consecuencias desastrosas; gente más o menos amateur, más o menos profesional, pero con algo en común: llevar su cuerpo al límite para llegar a completar su objetivo.

Gran parte de los deportistas que competimos llevamos el cuerpo al límite repetidas veces, forzamos la máquina buscando mejoras y posiblemente nunca nos planteamos un final así.

No hay una sola causa ni quizás algo que nos asegure al 100% que nada nos sucederá, pero sí existen factores preventivos que deberíamos tener en cuenta para disfrutar del deporte, incluso del deporte de competición, de la manera más sana posible.


1. Toma conciencia

No solo basta con la parte médica, ser consciente de tu cuerpo, conocer qué sensaciones se corresponden con los valores fisiológicos y aprender a regularlos será clave, podrás detectar cuando algo no está funcionando bien y poner remedio a tiempo. Conocerte y ser sensible a tus sensaciones es uno de los puntos más importantes de cara a la prevención.

2. Planificación

Tener una buena planificación nos ayudará a poder prevenir ciertos imprevistos y manejar mejor situaciones no deseadas.

Una planificación del entreno desde el calentamiento hasta el día de competición es lo más visible y posiblemente lo más utilizado, pero también es fundamental una buena planificación de la nutrición e hidratación en carrera y quizás más desconocido entre los deportistas populares, una planificación de qué vas a hacer previo a la carrera y ante diferentes imprevistos.

Todo esto nos preparará a tener distintos factores bajo control y saber actuar, reduciendo el nivel de estrés, aumentando la confianza y la seguridad de lo que estamos haciendo.


3. Maneja la ansiedad

No quieras parecer “valiente” aparentando que nada te afecta, obsérvate y toma conciencia de aquello que puede estresarte, asustarte, emocionarte.

Conocer qué situaciones pueden generarte estrés y aprender a manejar la ansiedad ante ellas es importante para mantener el control y afrontar mejor momentos extremos.

4. Crece tu autoestima

Acepta cómo eres y lo que eres, acepta cuáles son tus límites en tu estado actual para poder proponerte distintas metas que aunque ambiciosas sean realistas.

Aunque algunas carreras y distancias parezcan proezas, no significa que quien no las haga sea menos. Cada deporte, cada distancia, cada estilo tiene su hazaña y el máximo valor que tú le puedas dar.

Haz lo que te gusta a ti y para ti, no para ser como otros o en función de lo que las corrientes dicen que toca hacer.

Se diferente, se tú mismo, saca la mejor imagen de ti.

Un saludo. 


Entradas populares

CHEQUE REGALO AMAZON